Cargando...

Blog

8 CONSEJOS PARA SOBREVIVIR A UNA OBRA

 

Después de casi 20 años en este mundo de las obras, hemos recopilado parte de lo que hemos aprendido y lo queremos compartir con vosotros.

1.- LA EMPATÍA ES FUNDAMENTAL.

“la empatía es la identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro. O lo que es lo mismo: la empatía es aquella capacidad o habilidad que permite a una persona entender el estado de ánimo de otra, sin necesidad de que se lo digan, y ponerse en su lugar en distintas situaciones. Ser empático es importante en todas las facetas de nuestra vida, tanto la personal como la profesional.” Extraído del artículo: “La empatía clave para convivir en el trabajo” de Adecco.

Una obra nueva de vivienda suele durar 11-14 meses, una de reforma integral puede durar unos 6 meses, es decir, vas a compartir mucho tiempo y vas a afrontar muchos problemas con las mismas personas.


Durante esta época difícil, los técnicos y empresas del ámbito de la construcción que hemos sobrevivido, lo hemos hecho a base de trabajo, esfuerzo y de forjarnos una buena reputación. Si no te funciona con alguien no pienses cosas raras, es sólo cuestión de empatía.

Busca técnicos, profesionales y empresas con los que tengas cierta afinidad, todo será más fácil.

2.- SEGUROS SOCIALES, SEGURIDAD SOCIAL, RESPONSABILIDAD SOCIAL.

Es muy importante, hoy en día, que la constructora que busques para realizar tu obra, esté al corriente de todas sus obligaciones fiscales y con la Seguridad Social. Siempre vas a encontrar gente más barata pero que no te den ninguna garantía o que quieran cobrar en negro. Esa es una responsabilidad social del cliente muy importante.

Nosotros solicitamos a la constructora, al menos los siguientes documentos:

  • Certificado de estar al corriente con la Seguridad Social
  • Alta de los trabajadores adscritos a la obra TC1 y TC2
  • Certificado de estar al corriente de pagos en Hacienda, IVA, Retenciones, etc
  • Póliza de estar al corriente del pago del seguro de responsabilidad civil. Este punto es muy importante, si se produce cualquier negligencia por parte de la constructora que afecte a un tercero, si no dispone de este seguro, el responsable final subsidiario eres tú.

El  cumplimiento de estas condiciones permite que se pueda firmar un contrato que garantice tus derechos como clientes y establezca tus obligaciones.

3.- COMPARACIÓN DE OFERTAS

A la hora de comparar ofertas, nuestro consejo es que siempre intentes negociar la obra completa con un solo contratista. A priori, parece que mirando aquí y allá puedes rebajar el precio, pero al final verás que el ahorro no es tan grande y evitas muchos dolores de cabeza.

Este es el principal y primer consejo que les damos a todos nuestros clientes cuando nos cuentan que quieren hacer una obra, Por varias razones:

  • Dicotomía tiempo-dinero que explicamos en el punto siguiente.
  • Acotación de las responsabilidades, si una contrata hace un trabajo previo, evitamos que la siguiente ponga de excusa el trabajo de ésta para pedir más dinero o decir que no puede hacer tal trabajo.
  • Acotación del cronograma de obra, Si hay una constructora, es ella la única responsable del cronograma de la obra. Si hay varias, el cliente debe presionar y controlar el solape temporal y acotar dónde acaba el trabajo de una y dónde empieza el de la otra. Requisitos, necesidades, retenciones…
  • Acotación económica, todos los aspectos anteriores inciden en el presupuesto inicialmente aceptado de obra.

Puedes contratar varias constructoras diferentes si optas por no tener una Dirección de obra al uso, con arquitecto y aparejador, sino un proyect manager, que gestione cada una de las contratas que entran en la obra y que sea éste el que cargue con la responsabilidad del solape del trabajo de unos y otros.

Esta figura no está muy extendida por estos lares, debido a que ese servicio es más caro, y en principio, el promotor o cliente suele hacer las veces del mismo.

Al hilo de esto último, respóndeme a una pregunta, ¿A qué te dedicas? ¿Qué pensarías de alguien que llega a tu trabajo sin experiencia y te dice como tienes que hacer las cosas?, Es cierto que el cliente o promotor llega a conocer la obra mejor que el propio técnico. Pero una obra tiene más aristas de las que el cliente puede llegar a ver. La experiencia y formación de tu técnico no puede ser sustituida. Pero, bien conjuntados, Cliente, técnicos y constructora pueden formar un tándem perfecto para sortear todos los problemas de la obra.

Ten en cuenta otra cosa, el proyecto nunca está perfectamente definido, durante la obra también se cometen errores, y el cliente siempre introduce, lógicamente, cambios en el proyecto original porque está construyendo su casa. El ejecutor último de todo eso es la constructora, cuanto mejor sea el clima entre todas las partes, mejor será el producto final que es tu casa. Es por ello que insistimos en la empatía.

 4.- MAS SOBRE LAS OFERTAS ECONÓMICAS

Busca varias constructoras. Nosotros como técnicos te podemos facilitar el nombre de alguna, pero la decisión final debe ser tuya.

Tus técnicos harán el correspondiente comparativo de ofertas para identificar cuál de las distintas constructoras ofrece los precios más atractivos.

Debes saber que, hoy en día, cuando una constructora te ofrece una oferta, normalmente no aplica un beneficio a todo el presupuesto, si no que tendrá trabajos a los que le ganará y otros a los que no. Por ello negociará una bajada máxima con la que podréis cerrar el trato.

Por ello no podéis comparar a posteriori si algunos precios están más altos que los de otra empresa, por que, seguramente tendrá otros que estén más bajos.

Desconfiad de aquellos que a posteriori os digan: “ esto lo haría yo por tanto menos…” en cosas puntuales, hay que ver el presupuesto en conjunto, si el fulano tiene dado de alta a su gente o si te va hacer factura.

 5.- CONTRADICTORIOS

Como hemos comentado anteriormente, tanto si el proyecto no está completamente definido como si el cliente quiere hacer cambios en la obra, aparecen, a veces, precios contradictorios, estos son precios nuevos que pasa la constructora porque los trabajos solicitados no están definidos en el presupuesto o no se pueden construir con los precios que ya tenemos.

Si la constructora pasa un precio que pueda considerarse alto por algún trabajo, primero hay que ver por qué es alto y, si el clima de la obra es bueno, se podrá acordar soluciones que satisfagan a todas las partes.

Como ese precio está fuera de presupuesto, lógicamente la constructora puede valorar el mismo como crea más conveniente.

 6.- DICOTOMÍA TIEMPO-DINERO. VALOR REAL DE LAS COSAS.

Existe una relación clara entre tiempo y dinero. Un ejemplo, tenemos algunos amigos que están pensando en rehabilitar casas, no tienen prisa y tampoco mucho dinero para invertir, Nos hemos puesto en contacto con una empresa constructora, para que en los tiempos muertos que les quedan lleven a sus obreros y comiencen las obras. No existe exigencia temporal por lo que los precios pueden ser menores.

Hace dos años hicimos una presentación que aclara todo esto: 

 

Siempre decimos que no puedes construir un BMW a precio de Panda. Pero realmente no es cierto, si puedes, pero necesitaras mucho tiempo.

7.- TODO POR ESCRITO.

Finalmente, independientemente de la empatía y demás cuestiones de las relaciones humanas, todo debe quedar por escrito, acuerdos, decisiones, etc, todos los agentes deben ser partícipes de las decisiones para poder defender la obra.

Gracias a los medios técnicos actuales esto es posible más fácilmente gracias a la nube, al whatsapp, etc. Transparencia dirección de obras.

 8.- OTRAS REFLEXIONES.

Quiero mencionar varias cosas que hemos sufrido últimamente y que no son agradables, pero que, gracias a las cuales, hemos hecho examen de nuestro trabajo:

Siempre digo que el técnico debe defender la obra, debe tomar las decisiones adecuadas para que la obra llegue a buen puerto. Cuando hay cuatro agentes es normal que en determinadas decisiones se formen bandos, pero el único bando que es objetivo es querer que la obra se termine en plazo y en costes.

Paul Watzlawick, tiene un libro que se llama El arte de amargarse la vida  en el capítulo de “La vida como un juego” habla de dos tipos de juego:

  • Juegos de sumas a cero, son aquellos en los que la pérdida de un jugador significa la ganancia de otro. Ante divergencia de opiniones, la ganancia que consiste en que uno tenga razón y demuestre que el otro está equivocado (pérdida)
  • Juegos de sumas no a cero, en cambio, son los que no igualan la ganancia y la pérdida. En estos juegos ambos jugadores pueden ganar o perder.

Hoy en día, sólo se fomenta el primer tipo de juegos, es decir, además de ganarte debes perder, en cambio, con el segundo tipo quizás ganas menos, pero todos ganan y todo es más fácil. “Pueden ganar las dos partes juntos tan pronto como se deja de estar poseído  por la idea de vencer al otro y no ser vencido”.

Tengo buenos amigos, clientes y constructores, buenas personas, que por no querer perder, han perdido ambos.

El buen técnico no es el que te dice lo que quieres escuchar, es el que te aconseja sobre cuáles son los caminos objetivos adecuados para la consecución de tus metas. Ser así es a veces ingrato pero, por su puesto, más ético. En construcción el cliente no tiene siempre la razón.

Al final te das cuenta, que la cuestión de la empatía es mucho más fuerte que el resto de las cuestiones enunciadas, por ello, si te vas a embarcar en una obra, busca gente que te inspiren cercanía y profesionalidad y confía en ellos.

Tags
Multimedia
Compartir
Articulos relacionados